NERUDA, EL POETA DEL MAL: ODA A STALIN

Escrito por Javier Giral Palasí.

  ¿Desconocía el poeta Pablo Neruda que los comunistas habían convertido sus países en cárceles, o los más de 20 millones de asesinados por Stalin que Kruschev denunció ante el Soviet Supremo de la URRS una vez muerto el genocida?  Con indiferencia  del rastro  de muerte  que  iba dejando la ideología más terrorífica, Neruda siguió activo en la política del Partido Comunista hasta el final de su vida. El poeta chileno, tan vinculado al Frente Popular de la II República española, a la muerte de Stalin acaecida en 1953, le dedicó una  Oda al tirano rojo.

  Si ustedes se encontrasen una publicación con una Oda a Hitler sin duda les chocaría y les inquietaría, sería extraño que el mundo de la cultura que conocemos hubiera salvado a ese autor. Pero no sucede igual con los comunistas, a pesar  del  terror  rojo  cuantitativa y cualitativamente muy superior al de los nacional-socialistas. Sería razonable que si se ha mandado al nacional-socialismo al basurero de la Historia se hiciera lo propio con los apologistas del comunismo. Si bien en el caso de los intelectuales lo que se ha de valorar es fundamentalmente su obra artística, aunque no se haga igual con los intelectuales que apoyaron al bando nacional, que han sido desterrados de las escuelas, cuando no han podido hacerlo por su magnitud internacional, han silenciado sus inclinaciones políticas, como sucede con el franquista Dalí.

  Al chileno Neruda sin embargo le dieron el premio Nobel de Literatura en 1971, sin importar que fuera un comunista recalcitrante y estalinista hasta el final de sus días; un premio a una Obra en la que pueden celebrarse sus despolitizados poemas de amor, pero a quien no le falta el ataque directo a la conquista de América por España, agitando la leyenda negra en su Canto General.

  A continuación reproduzco algunos versos de Neruda, con los comentarios acertados que hizo José Ignacio del Castillo en un artículo de Libertad Digital, así que también los reproduzco, a modo de acotaciones a la lírica estalinista de Neruda…

  “A nadie se le escapa que Pablo Neruda fue un escritor políticamente comprometido. La palabra hasta suena bien, sobre todo si se oculta con quién, y para qué, fue el compromiso. Veamos la siguiente joyita:

“Unión Soviética, si juntáramos
toda la sangre derramada en tu lucha,
todo lo que diste como una madre al mundo
para que la libertad agonizante viviera,
tendríamos un nuevo océano

grande como ninguno
viviente como todos los ríos,
activo como el fuego de los volcanes araucanos.
En este mar hunde tu mano
hombre de todas las tierras,
y levántala después para ahogar en él
al que olvidó, al que ultrajó,
al que mintió y al que manchó,
al que unió con cien pequeños canes
del basural de Occidente
para insultar tu sangre,
Madre de los libres…”

  Supongo que los responsables del Premio Nobel de Literatura, los mismos que negaron el premio a Borges por recoger un galardón en el Chile de Pinochet, debieron valorar que bautizar a la Unión Soviética como Madre de los libres, que considerar a Occidente como un basural y que hacer un llamamiento al asesinato de todos aquellos que denunciaran el bolchevismo, significaban méritos extra a la hora de su elección. Si no, que se lo pregunten a Günther Grass, a José Saramago o a Dario Fo.

  Como no van a tener la oportunidad de escucharlos en las hagiografías que se avecinan para este aniversario, allá van estos versos, perla de la poesía de habla hispana:

“Stalinianos. Llevamos este nombre con orgullo.
Stalinianos. Es esta la jerarquía de nuestro tiempo.
En sus últimos años la paloma
La Paz, la errante rosa perseguida, se detuvo en sus hombros
y Stalin, el gigante, la levantó a la altura de su frente.
Así vieron la paz pueblos distantes.”

  Supongo que entre los pueblos benditos con la paz estaliniana a los que se refería Neruda se incluían Corea, Lituania, Letonia. Estonia, Rumania, Grecia, Bulgaria, Polonia o Finlandia. No seamos impertinentes. Seguramente se referiría a la paz de los cementerios.

  Para concluir, bueno será reproducir los infames, especialmente para las decenas de millones de sus víctimas, versos de “Las uvas y el viento”

“Junto a Lenin
Stalin avanza
Y así, con blusa blanca

Con gorra gris de obrero
Stalin,
Con su paso tranquilo
Entró en la Historia acompañado
de Lenin y el viento…”

  ¿Recuerda alguien dónde están los poetas que escribieron algo similar de Hitler o Mussolini? ¿Recibiendo homenajes y recuerdos o en el estercolero de los olvidados? En fin, descansen en paz los tres –Lenin, Stalin y Neruda–. Tanta “gloria” se llevaron como paz nos dejaron.”

Publicado por Plataforma Contra la Apología del Marxismo

La PLATAFORMA CONTRA LA APOLOGÍA DEL MARXISMO tiene como objetivo primordial exigir la retirada de los espacios públicos de toda España los vestigios del comunismo, que en forma de nombres de calles, placas, monumentos, fundaciones, centros de enseñanza, etc. ensalcen la figura de personajes vinculado al marxismo internacional y especialmente de quienes cometieron fechorías y crímenes durante la II República y la Guerra Civil durante el llamando Terror Rojo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: