POR LA ILEGALIZACIÓN DE LAS FUNDACIONES QUE HACEN APOLOGÍA DEL MARXISMO

Artículo de Segundo Sánz (OK Diario)

Mientras el Gobierno de Pedro Sánchez ya estudia como ilegalizar a la Fundación Francisco Franco, al mismo tiempo asociaciones que hacen apología del Frente Popular se frotan las manos con la reforma integral de la Ley de Memoria Histórica de 2007 que prepara el nuevo Ejecutivo socialista.

Y es que estas fundaciones que ensalzan a figuras protagonistas del bando republicano de la Guerra Civil española, involucradas también en el horror y en el pasado más negro de este país, recibirán cuantiosas subvenciones públicas por parte del gabinete Sánchez a fin de seguir alimentando el revisionismo histórico iniciado por Zapatero.

Entre ellas se encuentran, por ejemplo, la Fundación Domingo Malagón, nombre del responsable del aparato de falsificación del Partido Comunista e integrante del Quinto Regimiento de las milicias populares, la Fundación Anastasio de Gracia o la Fundación Horacio Fernández Inguanzo.

La fundación Domingo Malagón recibió entre 2006 y 2010 por orden del Gobierno socialista de José Luis Rodríguez Zapatero subvenciones por un importe total de 421.342,56 euros, de los que 193.165 fueron para la recuperación de fosas. La cantidad restante se destinó a estudios, monolitos y placas.

Por su parte, la fundación Horacio Fernández Inguanzo obtuvo en esos años una asignación de 45.000 euros para una actividad archivística titulada «Un acercamiento prosopográfico a la represión contra los comunistas, 1956-1963». En cuanto a la fundación Fundación Anastasio de Gracia, se llevó 40.226 euros para la «dignificación moral de los líderes sindicalistas del metal».

Anastasio de Gracia fue subsecretario de Armamento del Ministerio de Armamento Nacional bajo la presidencia del Gobierno republicano de Juan Negrín, tras haber sido ministro de Industria y Comercio y de Trabajo y Previsión entre 1936 y 1937. Mientras que Horacio Fernández Inguanzo, El paisano, fue teniente de artillería en las milicias del Frente Popular.

En su caso, el socialista Anastasio de Gracia llegó a visitar la checa liderada por Agapito García Atadell. Lo cuenta así el historiador José María Zavala en Los gánsters de la Guerra Civil (Plaza &Janés, 2006): «Para la realización de sus fechorías, los chequistas de Atadell contaban con el respaldo de la autoridad oficial y de la Agrupación Socialista Madrileña, así como de la minoría parlamentaria del Partido Socialista, cuyos representantes, incluido algún ministro como Anastasio de Gracia, visitaban la checa y alentaban a sus miembros”.

Una historia sesgada

El Ministerio de Justicia, con Dolores Delgado al frente, ha creado una nueva Dirección General para la Memoria Histórica, que, entre otros propósitos, reabrirá la Oficina de Apoyo a las Víctimas del Franquismo y pondrá en marcha una «Comisión de la Verdad».

Esta última iniciativa, avanzada por la fiscal próxima al juez Baltasar Garzón, consistirá en «un órgano de carácter no judicial con la finalidad de conocer la verdad de lo ocurrido, contribuir al esclarecimiento de violaciones de derechos humanos, del derecho humanitario, y de las graves infracciones cometidas durante la Guerra Civil Española y la dictadura franquista».

Esta Comisión de la Verdad se encargará de elaborar un informe «incluyente y global que contribuya al esclarecimiento de la verdad, la reparación integral de las víctimas y las garantías de no repetición». Este documento, que según el PSOE servirá para «la construcción colectiva de la memoria democrática española» será entregado a las «Cortes Generales para su conocimiento y aprobación y al Gobierno de España y las Instituciones competentes para cumplimiento de sus recomendaciones» a través de la «recuperación y análisis de documentos históricos».

Un órgano político que sancionará sin juicio y que no se ocupará, en absoluto, de indagar en esas otras «graves infracciones» y horrendos crímenes que cometieron las milicias del Frente Popular. Una historia sesgada y otra intentona guerracivilista, esta vez encabezada por Pedro Sánchez, de reabrir viejas heridas restañadas.

Escrito por María Jamardo (OK Diario).

La Fundación Largo Caballero, vinculada al sindicato UGT, ha recibido más de 500.000 € en subvenciones durante los últimos 10 años. La asociación fundada en 1978 y cuyos objetivos -análogos a los recogidos en los Estatutos de la Fundación Francisco Franco pero de signo contrario- apelan, entre otros, al «reconocimiento, divulgación y recuerdo (…) de la figura de Francisco Largo Caballero», recibió sólo en 2009, de manos del Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero, más de 200.000 €. 

La partida fue concedida para la ejecución del proyecto de la Fundación “Archivo Oral del Sindicalismo Socialista” que se propuso recopilar, a lo largo de varios ejercicios, hasta 50 testimonios orales de protagonistas y militantes del entorno del socialismo español basados en recuerdos y experiencias personales del guerracivilismo y bajo la dictadura franquista.

En 2010 percibiría un grueso de 29.649,13 € del Ministerio de Presidencia. Y desde 2014 hasta la actualidad, un total de 16.430,50 € por los siguientes conceptos: 5.000 € en 2014 del Ministerio de Educación (Secretaría de Estado de Cultura) para la «promoción de la lectura y las letras españolas»; 5.000 € en 2015 de la misma entidad y objetivo; 2.794,02 € en 2016 del Ministerio de Defensa (Secretaría General de Política de Defensa) para la «promoción de la cultura de defensa» y 3.636,48 € en 2017 de la Dirección General de Bellas Artes y Patrimonio Cultural para la «mejora de instalaciones y equipamientos de sus archivos».

Largo Caballero, secretario general de UGT cuando se declara la Guerra Civil, y a quien se conocía como el Lenin español, tomó la decisión de armar a las milicias populares que terminaban dando el «paseo» a los discrepantes.

El Gobierno de Largo Caballero introdujo, además, en marzo de 1937, la primera cartilla de racionamiento que ha existido en España, aprobó la salida del oro del Banco de España -dirigido entonces por su camarada Juan Negrín- con destino a la URSS y apoyó la concesión del estatuto de autonomía al Gobierno vasco.

Hasta la fecha las subvenciones destinadas a las «actividades relacionadas con las víctimas del franquismo y la Guerra Civil»– tal como recoge y asigna el BOE desde la aprobación del texto de la Ley de Memoria Histórica del Gobierno socialista de Zapatero- se han destinado mayoritariamente a la propaganda ideológica.

Las ayudas percibidas por las asociaciones encargadas de la «Memoria Histórica – de las que han sido beneficiarios sindicatos, fundaciones afines al bando republicano y asociaciones vinculadas a la izquierda- se han destinado a la financiación de actividades y publicaciones. Sólo un tercio de las mismas han ido orientadas a la identificación de restos de las víctimas de la Guerra Civil en fosas comunes y a la exhumación efectiva de los mismos.

Otras fundaciones comunistas

El ejercicio 2009 ha sido uno de los más generosos en la concesión de ayudas públicas a fundaciones vinculadas a ideologías comunistas y encargadas del proselitismo de líderes marxistas leninistas.

El Partido Comunista de España fue agraciado con 10.800 € concedidos para la producción de una publicación divulgativa.

La Fundación de Investigaciones Marxistas, vinculada al mismo, percibió en dicha fecha 1.800 €, mientras en su página web promueve homenajes al Che Guevara y organiza actividades conmemorativas por el centenario de la Revolución Rusa -que desembocó en la dictadura de Lenin durante la que más de un millón de personas fueron asesinadas por motivos políticos o religiosos, en el período cruento de la misma (1918-1922) bautizado como del Terror Rojo-. En 2014 percibió 1.400 € para el «equipamiento informático del archivo histórico del PCE»

En el mismo año, la Fundación de Estudios Socialistas Federico Engels sería adjudicataria de 25.000 € para su proyecto «Crisis Política y Revolución Social en la España Republicana entre 1936 y 1939» y la Fundación Domingo Malagón dispondría de 45.565,00 € públicos para los «recuperados represaliados y lugares de represión»

Escrito por Gaceta Noticias.

Dos partidas para pagar la realización de un documental sobre la Memoria Histórica en Peña Laza, 22.771 y 19.707 euros; exposición sobre la revolución libertaria, 51.288 euros; catalogación de los archivos del Partido Comunista de Andalucía – Partido Comunista de España, 65.000 euros; identificación de los dirigentes socialistas en la clandestinidad, 26.275 euros, exposición sobre la masonería, 52.000 euros; recuperación de la memoria de los libertarios, 90.000 euros; y así hasta 17 millones de euros destinados a proyectos que poco o nada tienen que ver con la supuesta dignificación de las víctimas del franquismo.

Son 17 de los 25 millones destinados en España a la aplicación de la Ley de Memoria Histórica. Es decir, que menos de una tercera parte del dinero que se detrae de los impuestos pagados por los españoles se ha dedicado al fin último de esta ley ideológica aprobada por Rodríguez Zapatero en 2007, que era la recuperación de cuerpos de la denominada como represión franquista.

Tanto como los nombres de los proyectos, llama la atención las asociaciones, fundaciones, partidos, sindicatos,… que se han beneficiado de estas generosas ayudas del Estado. Por supuesto, todas ellas son organizaciones de marcada ideología izquierdista e, incluso, algunas de ellas vinculadas al propio PSOE.

Así, encontramos como beneficiarias de este chorreo de ayudas públicas a la Gran Logia de España, la Confederación General de Trabajo, el Partido Comunista de España, la Fundación 1º de Mayo, la Fundación Ideas para el Progreso o la muy reputada Asociación del Ojo Cojo, que recibió en 2010 más de 24.000 euros para la realización de un documental.

Un caso llamativo de generosidad es la que el reparto de dinero público ha tenido con la Fundación Andreu Nin que ha recibido varias ayudas que superan los 100.000 euros en su conjunto. Andrés Nin fue el fundador del Partido Obrero de Unificación Marxista, una organización libertaria que fue acusada por los comunistas de vinculaciones troskista y asesinado tras ser torturado. Es, por lo tanto, una víctima de la represión del Frente Popular cometida contra uno de los suyos. Una depuración como las que Stalin cometía en la Unión Soviética. Es otro de esos casos que la Memoría Histórica está cambiando de bando, como ha ocurrido con varias fosas abiertas y vueltas a asacar sin extraer los cuerpos porque se dieron cuenta de que eran víctimas de la represión que los republicanos cometieron contra el bando nacional.

Las ayudas otorgadas en virtud de la Ley de Memoria Histórica ponen de manifiesto que el fin último que sus defensores justifican: la dignificación de las supuestas víctimas enterradas en las cunetas, no se ha cumplido nunca y que las cuantiosas cantidades de dinero se han usado para financiar proyectos de las diversas organizaciones de izquierda.

Publicado por Plataforma Contra la Apología del Marxismo

La PLATAFORMA CONTRA LA APOLOGÍA DEL MARXISMO tiene como objetivo primordial exigir la retirada de los espacios públicos de toda España los vestigios del comunismo, que en forma de nombres de calles, placas, monumentos, fundaciones, centros de enseñanza, etc. ensalcen la figura de personajes vinculado al marxismo internacional y especialmente de quienes cometieron fechorías y crímenes durante la II República y la Guerra Civil durante el llamando Terror Rojo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: